El proceso de compra o venta de un vehículo se debe formalizar mediante un contrato de compra venta debidamente notarizado y luego realizar la transferencia de dominio o cambio de propietario como también se lo denominan las instutuciones públicas correspondientes. No finalizar estos trámites pueden generarte problemas a futuro y sanciones.

1. Celebrar el contrato de compra venta entre las partes interesadas

Las firmas de ambas partes deben ser reconocidas por un notario público y para dicho reconocimiento se deberá presentar dos copias a color de la matrícula, dos copias a color de las cédulas de identidad y certificado único vehicular, el mismo que lo puedes solicitar a la agencia de tránsito municipal de tu ciudad. Las partes deben estar presentes ante el Notario Público que dará fe del acto.

2. El valor de este servicio varía según las firmas requeridas

En el caso de que el vendedor este casado, será necesario la firma y presencia del dueño y cónyuge, en el caso del comprador no es necesaria la firma ni presencia del cónyuge.

3. Pagar al SRI en una agencia bancaria el 1 x 1000, del valor de la compraventa
4. Con estos documentos notarizados y la matrícula

Se deberá hacer el cambio de propietario en las instituciones autorizadas en cada ciudad, para esto deberás sacar un turno y pagar por el servicio indicado, el cual incluye la toma de improntas y chasis en el centro de revisión vehicular.

5. Como este último proceso lo realiza el comprador

Se recomienda a los vendedores realizar el trámite de bloqueo vehicular en los casos en que los compradores no hayan terminado el trámite, para evitar que les endosen multas que se generen con la placa del vehículo.

6. Recuerda tener en mente el tiempo en el que necesitas

Tener tu carro nuevo y cuando venderás el carro usado. En estos casos lo más recomendable es planificar la renovación de tu vehículo.

Si quieres conocer cómo renovar tu vehículo con ChevyPlan.

¡Da clic aquí!